La Cultura en los tiempos del Coronavirus

AMUNDSENCultura Marketing Cultural TurismoLa Cultura en los tiempos del Coronavirus
30.03.2020 No Comments

Por Santiago Álvarez. Socio responsable del área de Cultura de Amundsen.

“Era el mejor de los tiempos y era el peor de los tiempos; la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación.”

La primera frase de Dickens en Historia de dos ciudades bien parece escrita ayer y con la idea de hacernos reflexionar. Más allá del presente confinamiento por la crisis del coronavirus, otras generaciones han lidiado con la dificultad sabiendo que la cultura era algo irrenunciable.

Cuenta la leyenda, posiblemente apócrifa, que cuando a Churchill le plantearon recortes en cultura para hacer frente a los desafíos de la II Guerra Mundial, que ya llamaba a las puertas de Inglaterra, contestó: “¿Entonces para qué luchamos?”

Hace apenas veinticinco años, Boban Minic se jugaba cada día la vida bajo las bombas de Sarajevo para transmitir cultura desde la emisora de radio en la que trabajaba: “La radio era la única manera de sacar a la gente de sus sótanos, de los sótanos de sus mentes”. Lee su historia.

En 1942, durante el asedio alemán a Leningrado, la ciudad organizó la interpretación de la Séptima sinfonía de Shostakóvich. Como apenas sobrevivían unos veinte músicos del centenar largo que formaba la Orquesta Filarmónica de Leningrado tuvo que completarse la plantilla con músicos  entre los militares desplegados en el frente de la ciudad. Como dijo la poeta Olga Berholz, presente en el concierto: “Aquellas personas se merecían interpretar la sinfonía de su ciudad, y la música era digna de ellas porque transmitía todas las penalidades a las que habían sobrevivido”. Puedes escuchar la Ópera aquí.

“La cultura no es solo una escapada de nuestro mundo ni una distracción frívola. Antes bien, puede y debe ser un elemento vertebrador de nuestra sociedad, un lugar de encuentro donde medir nuestra humanidad, una luz en la tormenta”

Nosotros también vivimos algo similar durante la Guerra Civil. Cultura Popular fue un comité nacional constituido durante el conflicto para crear bibliotecas en el frente y en hospitales. Así, mientras las bombas de los aviones Heinke y Junker, y los italianos Caproni no dejaban de caer sobre Madrid, hubo personas valientes que arriesgaron su vida para llevar un libro a las manos de quien lo solicitara. Aprende más sobre qué era Cultura Popular aquí y de su labor aquí.

La cultura no es solo una escapada de nuestro mundo ni una distracción frívola. Antes bien, puede y debe ser un elemento vertebrador de nuestra sociedad, un lugar de encuentro donde medir nuestra humanidad, una luz en la tormenta.

No lo olvidemos ahora. Y menos en los tiempos que vendrán después de este confinamiento, cuando seamos capaces de hacer posible lo que ahora nos parece lejano.

Post your comments here

Your email address will not be published. Required fields are marked *