13.12.2015 No Comments

Minería de datos, un nuevo maná para las empresas

 

big-data

El 90% de los datos existentes en nuestro planeta Tierra se ha generado durante los dos últimos años. Diariamente se crean un total de 2,5 exabites de información o, traducido a ceros, diez bytes elevado a 18 (1018). En este aluvión de información sin procesar hay culpables: los 6.000 millones de suscriptores a teléfonos móviles en el mundo, los más de 1.000 millones de usuarios en Facebook o los 400 millones de tuits que se envían al día.

Si miramos al futuro y aplicamos el viejo dicho de que la información es poder, éste lo tendrán las empresas que desarrollen una tecnología de recogida de grandes datos, que les permita procesarla y transformarla en información y conocimiento. A este proceso se le conoce como minería de datos. Con ella, intentan descubrir (nuestros) patrones en grandes volúmenes de información a través de la estadística, de potentes bases de datos e incluso amenazan con desarrollar métodos basados en la inteligencia artificial. Un terreno aún por explotar y que marcará la diferencia de las empresas del futuro.

Datos-que-se-crean-en-la-nube-cada-minuto

Tanto es así, que los EEUU ya se han erigido en pioneros en la materia.  La Universidad de Nueva York está dispuesta a formar a la próxima generación de científicos de datos al incluir un programa que cubra la necesidad que existirá de estos profesionales en los próximos años. De hecho, la broma llega hasta el punto de que el trabajo de“científico de datos” ya está considerado como el trabajo más sexy según un informe publicado por la Universidad de Harvard. A la prestigiosa universidad sólo le faltó enarbolar el eslógan de “Procesa datos, encuentra trabajo y liga” o poner de banda sonora el “Soy minero” de Antonio Molina. Sin duda una profesión de futuro.

¿Y qué aplicaciones concretas puede tener el procesar toda esa información en constante crecimiento –big data– almacenada en una nube virtual –cloud computing-? Grandes y variados intereses de empresa:  conocer mejor al usuario de Internet en su toma de decisiones para convertirlo en cliente, hacer un mejor marketing y, como no, la venta on line. Vender, vender y vender.

Nuestra vida, en la nube

Así pues, no hace falta fallecer para subir al cielo y vivir la eternidad sentado plácidamente en una nube. Nuestra vida terrenal ya gira actualmente alrededor de lo que se conoce como el cloud computing o la computación en la nube. Muchos ya organizamos nuestras rutinas de trabajo a través de Google Drive (conocido anteriomente como Google Docs) y realizamos videoconferencias usando Skype; disfrutamos de nuestro tiempo de ocio asistiendo eventos a través de Facebook o escuchando música en Spotify; incluso programamos actividades para nuestro tiempo libre como nuestras vacaciones o escapadas haciendo uso de los servicios en la nube.

modelo-cíclico-de-minería-de-datos-utilizado-en-Microsoft

Somos cómplices de engrandecer esta nube virtual cuyo crecimiento exponencial podría convertirla algún día en un gris nubarrón que haga caer un inesperado diluvio de datos privados sobre nuestras vidas digitales. Si la van a utilizar, no olviden usar el paraguas.

Post your comments here

Your email address will not be published. Required fields are marked *